Dormir una noche en las hamacas de Tayrona

0
281
Dormir en las hamacas de Tayrona había sido un ítem más que importante en mi lista y es que la idea de pasar una noche en medio de la selva siempre me resulta un muy buen plan a la hora de armar un viaje.
.
Tayrona es uno de los parques nacionales más importantes de Colombia. Con su quince mil hectáreas, mill especies de plantas, cuatro tipos de ecosistemas terrestres, bosques secos , bosques húmedos, bosques nubla dos y

matorral espinoso. Cuatrocientas especies de aves entreslas cuales se mezclan aves del bosque y la costa. Setenta y dos especies de mamíferos entres los que están cuatro especies de monos, cuatro felinos, osos perezosos y meleros. También roedores y murciélagos, treinta especies de reptiles como serpientes iguanas y lagartos. Catorce especies de anfibios como ranas, sapos y salamandras. Y unos dos mil insectos. Además viven en el dos tribus indígenas descendientes de los mismísimos Tayrona, los cuales suelen cruzarse en el camino mientras haces distintos trekings alrededordel parque o si visitas el asentamiento en lo alto del morro el cual llaman “pueblito”.
.

El parque Tayrona es tal vez una pequeña parte de la vieja América, la naturaleza en su máximo esplendor, playas cristalinas y tribus locales conviven como hacia años atrás. Dormir acá representaba un viaje en el tiempo. Pero no lo es así para todo el mundo.

Roland nuestro guía hacia el pueblito nos compartió su amistad con los Kogui, fue así que como de camino conocimos a José con sus catorce hijos, María la más bonita del pueblo entre otros niños que salían a saludar a nuestro conductor. Fue allí como entendí que tal vez este pequeño tour en la selva significaba mucho más para los lugareños, y no para bien. Pues las comunidades locales estaban furiosos con la aceptación de turistas en las noches, la gente se pierde, utiliza caminos alternativos, muchos vienen solo a las playas y hacer fiestas y eso ha estado alejando a los animales, destruyendo arboles y sobre todo alterando la paz de las tierras. No debería ser así, ellos quieren compartir las bellezas de su orgullosa selva pero con el turista responsable, aquellos que realmente deseen dormir
escuchando el mar, respeten las normas de convivencia como ellos respetaron por años cada llamado de la madre naturaleza.

ELLOS QUIEREN COMPARTIR LAS BELLEZAS DE SU ORGULLOSA SELVA PERO CON EL TURISTA RESPONSABLE

Ese día por el mediodía bajamos a Cabo San Juan, al llegar descubrimos de lo que hablaban los indígenas, multitudes de adolescentes, ropa tirada, música, botellas. Alojamiento barato, si , pero no parecía ser un lugar de aventuras sino más bien un
parador junto a una playa. A pesar de tener reservadas allí unas hamacas decidimos seguir hacia el segundo parador Arrecifes y allí encontramos lo que veníamos esperando que aún exista, turistas responsables.
 .
 .
Pude tachar de la lista esta experiencia, dormí en unas hamacas colgantes, escuchando el ruido de los sapos, viendo movimientos extraños en las plantas, siendo picada por miles de mosquitos. Descansé escuchando el mar pero en silencio, con un grupo de personas que ansiaban hacer lo mismo. Reposamos desde que se puso el sol hasta que salió ni más ni menos. Dormí en la antigua America, pensando en que alguna vez así se vivió en estas tierras y pensando que todavía hay tribus que en lo alto del morro así viven.

DORMÍ EN UNAS HAMACAS COLGANTES, ESCUCHANDO EL RUIDO DE LOS SAPOS, VIENDO MOVIMIENTOS EXTRAÑOS EN LAS PLANTAS

La clave: SER RESPONSABLE. Respetar los caminos, los horarios y si se de sea ir a pueblito hacerlo con guía. Hay dos rutas para ir una un poco mas sencilla que es desde la entrada del Zaino y otra un poco más complicada desde Cabo San Juan ya que hay un camino de piedras que hay que trepar y no es conveniente subirlo sino bajarlo.
 .
Para los que busquen un poco más de aventura y realmente tener la experiencia en la selva las hamacas de Arrecifes son la mejor opción, aunque un poco más caras que las de Cabo San Juan.
.
¿Lo mejor? Es que es la selva, y siempre puede pasar cualquier cosa.
Dormir en las hamacas del Tayrona. HECHO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre