Dormir en un iglú de vidrio para ver las auroras boreales.

0
428

Dormir bajo las auroras

Luego de algunas horas de bus disfrutando los paisajes nevados por kilómetros y adentrarme en las profundidades del circulo polar ártico, llegamos a un bosque virgen a las afueras de la ciudad de Ivalo. Con nieve hasta las rodillas y con la esperanza de mi lado ( pues parecía ser un día desprovisto de nubes) me encontré frente a otro sueño viajero, y uno de lo cuales consideraba “la figurita difícil” de completar, pero estábamos ahí, por hacer el check in en uno de los hoteles más curiosos que jamás había visto para dormir, o al menos para disfrutar el fenómeno atmosférico más fascinante del mundo.

 

Aurora Ivalo Village fue mi escogido para vivir está experiencia y nos dejó más que impactados. Ubicado a unos 300km aproximadamente de Rovaniemi, casi llegando al limite norte de Finlandia, bien adentrado en el ártico, allí se encuentra este hotel. A las afueras de la ciudad, en el corazón de un bosque que parece de cuentos. Y es que abres la puerta de tu cuarto y renos saltan en libertad mientras que en una pequeña granja ( algo muy típico de la zona es la crianza de estos animales) puedes alimentarlos y hasta tocarlos.

Cada iglú es impecable, te espera con una botella de vino espumante sobre la cama y dos finas copas para brindar frente al fenómeno más hermoso de la naturaleza.

 

Cada habitación esta perfectamente calefaccionada y los vidrios cuentan sistema anti escarcha para que ningún factor arruine tu visibilidad. Nos proveen de linternas, raquetas, y hasta una maquina de hacer café para poder disfrutar de esta experiencia tanto dentro como fuera de tu hospedaje. Ideal para quienes quieran disfrutar las auroras desde la cama y también para quienes quieran salir a fotografiarlas, pues basta con volver a tu habitación para recuperarse del frío y volver a envalentonarse.

Al estar algo alejado de la ciudad, el hotel cuenta con su propia cocina.

Todos los días sirven la cena rodeados de un fuego de lo más acogedor, los platos van variando día a día puesto a que son preparados en el momento, una delicia bien casera para enfrentar el clima. La merienda regada de un chocolate caliente con malvaviscos, que puedes saborear sentado frente al hogar a leña, mientras desde los grandes ventanales disfrutas de la vida silvestre en el bosque.

Pero aquí estábamos, en búsqueda de uno de los sueños más emocionantes de un viajero, las auroras boreales. Tanto huéspedes como staff se desvelan por la noche, y al caer el sol todos nos volvemos tan impacientes que lo único que hacemos es fijar la vista en el cielo. La oscuridad es un beneficio increíble de la ubicación de este hotel y es que no hace falta pagar una excursión para alejarse de la ciudad, basta con recostarte en tu cama y de repente sin ninguna contaminación lumínica, frente a nosotros, se despiertan las luces más bellas que existen, las auroras boreales.

 

Fue realmente imposible dormirse, una danza de colores azules, verdes y hasta violetas que perfectamente delineados en una noche clara se veían sobre nuestras cabezas.

Afuera −20º de temperatura, pero adentro disfrutando de un buen brindis y en pijama, teníamos en pantalla gigante la misma performance de estas increíbles luces hasta pasada la madrugada.

Recuerdo esa noche como tal vez la más emocionante de mis viajes. Las auroras son algo impredecibles, sensibles a otras luces, capaces de aparecer y desaparecer en segundos. Las auroras bailan, iluminan el cielo completo y de repente se detienen. Se entremezclan con las nubes y hasta juro escuche que tienen un sonido particular.
Recuerdo esa noche perfectamente, porque casi no dormí. Así como uno cuando cumple un sueño, es mejor estar despierto que dormido, bueno así, pues muchas veces no puedo creer lo que estoy viviendo o lo lejos que llegamos para cumplir nuestras metas.
Tirada en la cama con mi copa en alto brindo por las luces, por la compañía, y por poder decir nuevamente que tacho algo más de mi lista.

 

Dormir en un iglú de vidrio para ver las auroras boreales. HECHO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre