Ser parte de una ceremonia del té en Japón

0
570
Ser parte de está ceremonia fue más especial de lo que imaginé. Sobre todo cuando venimos de culturas tan distintas, con años de historias tan diferentes, de repente estar
siendo testigos de una tradición milenaria es impactante.
.
En Kyoto, muchas casas de té tradicionales enseñan el arte de esta ceremonia pero nosotros buscábamos algo mucho menos turístico y así como así llegamos a la casa de Mía.

ESTAR SIENDO TESTIGOS DE UNA TRADICIÓN MILENARIA ES IMPACTANTE

Mía es una maestro del té, al igual que su familia por generaciones. Nos recibió en su casa
vestida con un precioso kimono que ella misma diseño y nos dirijo a su sala de té, que básicamente es una sala tranquila de estilo japonés o washitsu decorada sutilmente con algunos kakemonos (pintura clásica japonesa).
.
La ceremonia tiene como esencia la filosofía zen, regida por el concepto Ichigoichie, es
decir busca crear un “momento único” o irrecuperable, muy importante en la creencia budista ya que ellos viven bajo el lema de cambio continuo.
.
Esta maravillosa tradición puede durar hasta cuatro horas y posee cierto protocolo en sus
pasos a seguir.

EL CONCEPTO ICHIGOICHIE, ES DECIR BUSCA CREAR UN “MOMENTO ÚNICO”

Mía ingresa primero ya que será nuestra guía en este evento, luego Itsumi nuestra traductora quien cumplía el papel de ayudante y finalmente nos otros los invitados. Nos sentamos en ronda con rodillas hacia atrás (ellas no parecen hacer ningún esfuerzo para
mantener esta postura incomoda para los occidentales). Mía nos presenta los utensilios
que usará de acuerdo a la estación del año que estamos, y como era de esperarse nos
presenta una tetera azul con finos dibujos que evocan la nieve y el frío. Prepara el agua en una pequeña tetera y la deja calentar en una hornalla que se ubica en el suelo en medio de la sala. La ayudante nos reparte unos dulces exquisitos que jamás habíamos probado y que
aparentan ser el ingrediente perfecto para combinar con el té. Mientras prepara la pasta con la que el té verde se hace el agua termina de calentarse y rocía las tazas con este
preparado. Cuando el agua esta lista la vierte en la taza y se la da al primer invitado, que
antes de comenzar debe decir “Osakini choodai itashimasu” quiere decir permiso que iré
antes que usted, luego el que el sigue repite “Osakini choodai itashimasu” una especie de
gracias y se debe girar dos veces la taza hasta que las figuras del decorado queden frente
al anfitrión.
.
.
Saboreamos un té riquísimo, Mia estaba tan complacida de lo contentos que estábamos que no dejaba de contarnos sobre la vida en Japon, los kimonos, la seda. Si a idea de
momento de paz y armonía era el concepto de esta tradición creo que lo logramos, nos
pasamos un rato relajados aprendiendo de esta nueva cultura y sobre todo nos pasamos
un momento imborrable.
.
Para finalizar el último invitado repite “Oshimai kudasai”, la ceremonia puede terminar y así concluye esta magnifica y única experiencia.
.
Ser parte de una ceremonia del té en Japón. HECHO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre