Norouz en Irán

0
43

Estamos llegando a finales de 1397, y no, no viajamos en el tiempo, simplemente cruzamos a la republica islámica de Irán donde se esta por celebrar el año nuevo persa según su calendario solar que comienza con el equinoccio de primavera basado en la costumbre del zoroastrismo.

Visitar el país en esta época del año es tan fascinante como desafiante. Miles de iranies colman las calles de cada uno de los pueblos turísticos de la zona, el trafico es interminable mientras que las colas para visitar los lugares históricos se vuelven imposibles. Pero estamos de fiesta, alegría por doquier, música y buenos deseos. Si uno anhela con conocer al verdadero iraní creo que esta en el momento adecuado.

Irán, iran, norouz, nowroz, año nuevo, persa, viajes, Asia, celebraciones, mundo, iraníes,

La celebración de Norouz cuenta de dos festivales en sí. Uno de ellos es Chahārshanbe-Sūrí, conocido como la ceremonia del fuego, el cual se celebra el último  miércoles de cada año, dando fin al ciclo de otoño para dar comienzo a la primavera , volviéndose un preludio de Norouz.

Este antiguo festival se remonta al 1700 A.C  y hasta el día de hoy sigue con su mismo folclore, las familias arman una fogata en los exteriores de su casa y se dedican a saltar sobre ella.

Nosotras vivimos esta experiencia en las afueras de Yazd, si en el medio del desierto Iraní, en lo que ellos llaman un campamento. Siendo la única turista de la zona me anime a sumarme a la fiesta del fuego que el pueblo celebró entre dunas perdidas a kilómetros de la ciudad, Bahar, mi guía y amiga me desafió a encontrarme con el verdadero ser de este festejo y no pudo haber escogido un mejor escenario. Música, bailes, comida y sobre todo compartir. Al cabo de un rato la noticia de que había una extrajera en el campamento había llegado a una cuantiosa cantidad de familias que sin dudarlo se acercaron a compartirme desde manzanas hasta caramelos, nueces y todo tipo de obsequios.  Por la noche iraníes que no entendían ni una palabra de ingles entre señas compartidas ya eran grandes amigos.

Sin embargo la estrella de esta celebración se da cuando las hogueras comienzan arder. Niños, jóvenes, adultos, mujeres, hombres, da igual, todos se aventuran a saltar sobre llamaradas de fuego mientras repiten una frase que mas o menos dice así “Dame tu hermoso color rojo y recupera mi palidez enfermiza” haciendo referencia a las sensaciones del cuerpo al sonrojarse. El fuego entonces busca que vuelva ese color a la cara como símbolo de felicidad y así terminar el año dejando lo malo atrás. Una practica algo arriesgada para ir en busca de los buenos deseos. Un verdadero reto para cada ciudadano iraní pero que ellos justifican con su propia historia en búsqueda de la felicidad.

El segundo estadio del Norouz es el día oficial del cambio de año, el 21 de Marzo. Elegir una ciudad para ser parte de la fiesta es imposible. Todas rebosan de turismo, los bazares explotan de gentío, música, bailes y comidas caseras para compartir. La mesa de Norouz es lo que resalta en todas las casas, restaurantes y hoteles. Pocas horas antes del cambio de año todas las familias se reúnen alrededor de ella y deben tener 7 elementos:

Un espejo – representa al cielo y la luz

Agua de rosas – representa el agua

Huevos – que representan la fertilidad

Una vela- representa el fuego

Trigo – que representa a las plantas, al poder y al valor.

Un pez – que representa el fin de un ciclo e inicio de otro, la continuidad.

Manzanas – que representan la salud

Y ahora si, 1:28am se da el cambio de año, las familias se abrazan, se entregan obsequios y leen el Corán. Antiguamente las autoridades le suplicaban a los ciudadanos que trataran el Norouz como un día simple y ordinario, pero debieron aceptar el amor del pueblo ante este día y  aceptarlo como tal vez el unificador de toda la nación.

Norouz implica renovación, una vez finalizada la celebración del 21 de Marzo, el pueblo entero goza de 13 días de vacaciones donde la prioridad esta puesta en la renovación, tal vez es por este concepto que los viajes durante esta época son lo más típico. Los locales aprovechan estos días para acampar, visitar familiares o limpiar su casa en un constante proceso de transformación.

 

Viajar por Irán impone todo un desafío, pero no uno de supervivencia como las malas leguas indican, implica justamente lo contrario, despojarse de todas las creencias absurdas y confiar. Felices los aventurados de descubrir este hermoso país y festejar la vida , Norouz Mubarak! O Feliz Norouz!

Celebrar un Norouz en Irán . HECHO

Compartir
Artículo anteriorSemana Santa en Jerusalén
Artículo siguienteInti Raymi en Cusco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre