Inti Raymi en Cusco.

0
35

 

Se acerca el mes de Junio y sin duda ninguna ciudad ofrece tanto festejo como la emblemática capital Inca de Cusco.

Durante todo el mes nos vamos a topar con ferias gastronómicas, danzas autóctonas, desfiles de alegorías que devienen en el día más importante de este país; El Inti Raymi.

 

El día de Cusco oficialmente fue decretado el 24 de Junio, mismo día que en la ciudad se celebra la fiesta del sol, y es por la conversión de estas dos grandes celebraciones que este mes sea conocido como el “mes jubilar”

El desfile de alegorías fue tal vez mi favorito, temprano por la mañana las calles se cortan y la música comienza a resonar desde lo alto de las colinas. Algún que otro estruendo vuelve loco al público que esperan ansiosamente los bailes tradicionales. La escuela de bellas artes de Cusco es quien lleva a cargo este proyecto que busca homenajear la cultura  andina. Al menos cuarenta y ocho grupos tradicionales desfilan esa mañana luciendo sus trajes típicos, cantos a la pachamama y algunos interpretando pequeñas comedias de paso. No hay edad para ser parte de este gran festejo, niños y adultos se visten multicolor y tiñen la ciudad de alegría. Una oportunidad recomendable para empaparse de la tradición y ritmo andino.

 

Sin embargo la estrella de oro es el famoso Inti Raymi, que en quechua significa “La fiesta del sol” Esta tradicional ceremonia la inicio Pachacutec, quien mando a construir Machu Picchu, alrededor del siglo XV. Según las creencias andinas, en esa época el sol volvía a comenzar su ciclo, lo que es curioso ya que coincide con el solsticio de invierno, y es por que incas de todas regiones del imperio viajaban a la capital para rendirle culto al sol.

En aquel entonces la ceremonia duraba semanas y culminaba con el sacrificio de una llama en la mismísima esplenda Chuquipampa en la fortaleza de Sacsayhuaman. Luego de la conquista española esta ceremonia fue prohibida, hasta que en 1944 pudo ser restaurada por el gobierno Peruano.

Hoy en día Cusco se paraliza cada 24 de Junio. Desde muy temprano cientos de cusqueños rodean la plaza para poder obtener la mejor ubicación al primero de los desfiles matutinos. La Plaza de Armas es acordonada. La música recorrer las calles aledañas hasta que luego de un desfile de bailes y flores aparece el personaje más esperado del día, el inca.  El líder es cargado en andas por ocho sirvientes y realiza la denominada Ceremonia de la Coca.  Se realiza una especie de escenificación de la misma y culmina con bailes repletos de colores y alusiones a la vida Inca. Este primer acto es gratuito para todos los visitantes y locales. Hay incluso quienes dicen que no eres un verdadero cusqueño si no has participado al menos una vez de estos eventos.

 

Una vez terminada la ceremonia de la coca, los “esclavos” levantan al inca nuevamente y se dirigen a la fortaleza de Sacsayhuaman donde hace años también se celebraba el Inti Raymi. El resto de los mortales como nosotros debe correr desde una locación a otra, dato muy importante, aunque cueste, ir caminando. Es imposible movilizarse en un auto no registrado. La subida puede costar un pcoo pero todo el pueblo camina de un punto a otro así que el viaje será siempre acompañado.

Al llegar a la fortaleza los que compraron sus tickets pueden acceder a las gradas que rodean las ruinas (van desde 120 a 240usd) los que no tienen entrada pueden observar la ceremonia desde el monte. Esta es mi primera critica a este evento, pues el ingreso no es tan accesible para ser un programa que intenta recuperar las tradiciones incaicas.

Los encargados de las danzas representan a las regiones que el imperio dominaba,  desde el norte hasta Ecuador  y desde el sur desde Chile y Argentina.   Los trajes que se verán van mutando dependiendo a la zona que represente los danzantes, las plumas y colore vividos hablan de la selva mientras que los trajes de alpaca y lana hablan de los pueblos andinos del sur.

Durante toda la ceremonia el inca habla fluidamente en quechua, la música andina resuena constantemente con sonidos de viento que nos hacen viajar años en el atras. De repente, la magia de un idioma antiguo nos hace sentir viajeros en el tiempo, como si todo lo que visualizáramos estuviera ocurriendo años atrás y nosotros somos meros espectadores.

En escena hay al menos 700 artistas, todos y cada uno representando un papel en la historia, la ceremonia culmina con la representación del sacrificio de la llama. Antiguamente un sacerdote leía sus viseras y comunicaba el futuro de la cosecha en los desechos de este animal. Hoy en día la escenificación concluye con el acto final que determina el cierre de un ciclo de música y cantos que enorgullecen a la cultura incaica.

 

Un viaje en el tiempo, una revaloración de la historia y sobre todo una forma de revivir el pueblo dormido de los incas.

 

 

 

Inti Raymi en Cusco. Hecho

Compartir
Artículo anteriorNorouz en Irán
Artículo siguienteTapati en Isla de Pascua

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre