Cenar en el Orient Express, Delhi

0
135

Parte de los 50 mejores restaurantes del mundo y hecho a la imagen y semejanza del mítico tren que recorría de Paris a Estambul en los años XIX, el Orient Express es la joyita de nueva Delhi.

La visita no es algo menor, así que dejamos esta última experiencia para despedir nuestro viaje por India. Nos vestimos de gala, nos perfumamos y llegamos al hotel Taj Palace en Delhi donde se hospeda este increíble restaurante.

Lo más curioso de este  lugar es su mítica replica a los vagones del legendario tren, además de su idéntica vajilla y el servicio de primer nivel como aquel entonces que te transportarán inmediatamente a las novelas de Agatha Christie. Y si, aunque el tren no este en movimiento aún tiene la posibilidad de transportarnos a historias de misterio y aventuras como aquel entonces, un gran desafió pero totalmente logrado por el restaurante.

Mientras lees la carta, el camarero bien uniformado  y de guante blanco se presenta y nos brinda un champagne de bienvenida. Una voz distinguida canta sobre el piano y el chef se acerca a saludarnos y presentarse. La atención es tan perfecta que incluso nos intimida. La mesa esta servida tal cual un palacio, las cortinas, la madera, los cubiertos se ven relucientes.

Lo más curioso de este  lugar es su mítica replica a los vagones del legendario tren, además de su idéntica vajilla y el servicio de primer nivel

Los platos suelen ser bastante caros,  alrededor de unos USD 100  por persona incluyendo primer plato, plato principal y postre. Casi lo que podrías gastar en un mes de cenas en India. Pero estamos hablando de un lujo muy bien marcado, siendo el servicio excelente, el ambiente muy acorde y la comida de lo más exquisita.

Con unos ñoquis suffle que se desarman en la boca y una carne de cordero hecha a punto nos deleitamos mientras el mozo nos cuenta sobre la vida pasada del tren. Somos los únicos comensales y la fina cantante nos pregunta que nos gustaría oír para hacer de esta velada una noche única.

Al finalizar nos da un viejo libro donde hay firmas que se remontan a la apertura del restaurante, le contamos a nuestro camarero la curiosidad por el lugar y el se siente tan feliz que nos pide que firmemos el libro. Antes de irnos llama al chef y juntos nos tomamos una foto que aún guardamos con nosotros como regalo.

Con unos gnocchi suffle que se desarman en la boca y una carne de cordero hecha a punto nos deleitamos mientras el mozo nos cuenta sobre la vida pasada del tren

Bajamos del tren ya en las calles de Delhi, y realmente sentimos que viajamos en el tiempo.

Un lujito romántico, y una experiencia muy buena para un viaje a través de los sentidos y el paladar.

Atención: Se debe reservar con antelación, lo pueden hacer vía este email Tphorient.Del@tajhotels.com

Además recordar ir vestidos formal.

Compartir
Artículo anteriorHospedarse en los Ecohabs Tayrona
Artículo siguienteBucear en las Maldivas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre